Ruta por Castilla y León en 3 días 1


Cuando la mayoría de la gente organiza un viaje lo primero que suele hacer es elegir el destino, que suele ser o un sitio playero en verano o uno cultural en invierno. Lo que casi nunca se plantea la gente es viajar al lado de su casa, a su propia comunidad.

En El viaje infinito creemos que es tan importante conocer los sitios más remotos del planeta como los más cercanos. Por eso te vamos a intentar ofrecer los mejores viajes posibles por las diversas comunidades.

El primer recorrido lo vamos a hacer por Castilla y León y vamos a intentar, basándonos en una experiencia propia, que en tres días conozcas la mayor parte del territorio castellano-leonés. En el trayecto de tres días van a faltar tres ciudades como son Palencia, Valladolid y Soria a las cuales dedicaremos especial atención en futuros artículos.

Catedral de León

El viaje lo vamos a iniciar en León, en donde, tras hacer una breve parada en el centro comercial Espacio León, con visita al Media Markt incluida, nos dirigimos al centro de la ciudad pasando por la famosa calle de Ordoño hasta la Casa Botines, edificio sede de Caja España diseñado por el siempre genial Gaudí. Después, visitas obligadas a la Catedral y al Húmedo a comer de pinchos. Si vais a León os recomiendo (igual que conmigo hizo mi amiga Laura) que paséis por el bar Odín, os darán cinco pinchos por persona, y la caña sigue costando lo mismo que en otros sitios. A parte de este, cualquier bar de la zona es digno de visitar por su variedad gastronómica.

Antes de partir rumbo a Burgos, un consejo para aquellos que hagan el viaje en coche: dejadlo en las proximidades del estadio de fútbol, ya que está cerca del centro, no es zona azul y facilita la salida de la ciudad.

Después de comer, partimos rumbo a Burgos (una hora y media de viaje por la A-231), en donde recomiendo ir a dar Burgos23un paseo por la zona antigua de la ciudad hasta llegar a la enorme Catedral. Subiendo por unas escaleras (y una cuesta) se llega hasta el Castillo, que sólo abre los fines de semana. Posteriormente puedes hacer un poco de turismo por la ciudad pero bien abrigados porque sin darte cuenta llega la noche y con ella un frío intenso. En nuestro viaje cometimos el error de subestimar el frío burgalés y éste nos pillo de sorpresa por lo que tras cenar en una calle cercana a la estatua del Cid tuvimos que pegarnos una carrera hasta el hotel. El Hotel en el que nos hospedamos fue el Maria Luisa, un hotel elegante a la vez que barato y con aparcamiento gratuito alrededor, algo que es de agradecer.

El segundo día nos llevó a coger la A-1 camino Segovia, aunque con una breve parada en Aranda de Duero, localidad que está de camino y en la que lo más destacable en mi opinión es la  iglesia de Santa María la Real. Tras poco más de dos horas de viaje llegamos a la ciudad del Acueducto, lugar que cuenta con otros sitios emblemáticos como el Alcazar y la Catedral y ciudad a la que dedicaré un artículo especial al haber vivido en ella una parte de mi vida.

De momento solo destacaré algunos lugares para ir a comer de pinchos como el Duque, situado junto al acueducto, el Oso Blanco, a escasos metros del bar anterior y unos cuantos bares situados cerca de la plaza Mayor en la conocida como Calle de los Bares. El mayor problema de Segovia es que es una ciudad complicada para circular con el coche y para aparcar, asi que seguramente lo mejor sea rascarse un poco el bolsillo y pagar zona azul.

Avila2Ya por la tarde emprendimos rumbo a Ávila (N-110). Aunque hay autopistas de peaje os recomiendo que vayáis por la Nacional ya que es un trayecto corto, con poco tráfico y más económico. Una vez en Ávila se puede ver dentro de la zona antigua la muralla en toda su extensión, la catedral y algunas de sus iglesias. Recomiendo que si tenéis tiempo deis un paseo por la zona más moderna y que si os gustan los dulces probéis las yemas de Santa Teresa. Por último destacar el hotel que reservé en Ávila, Las Murallas que fue mejor imposible: 45 euros la noche, con vistas a la muralla, aparcamiento gratuito delante de la ventana de la habitación y una decoración que parecía que la había elegido yo misma.

El tercer día como no podía ser de otra forma lo empezamos en la carretera, en este caso en la A-50 que nos llevó desde Ávila a Salamanca en menos de una hora (y sin pasar de 120km/h). Allí encontrar aparcamiento es más complicado aunque recomiendo que busquéis sitio por la calle que hay entre el río y la catedral, que fue donde encontramos nosotros. Una vez aparcado el coche nos dirigimos a ver los principales edificios: Casa Lis, catedral nueva, catedral vieja, universidad, Casa de las conchas y por supuesto, la plazaSalamanca3 mayor. Sin duda esta ciudad ofrece muchos más sitios para ver pero en un viaje de tres días es inevitable perderte algún detalle en alguna ciudad. Una vez vistos los sitios más emblemáticos de Salamanca, llega la hora de comer. En la ciudad charra son muchos los sitios en los que puedes comer muy bien pero yo voy a destacar la pizzería Puerta Roma, situada cerca de la plaza Mayor y en la que probé una de las mejores pizzas de mi vida. Después del café, nos dirigimos por la A-66 a Zamora, “esa gran desconocida”, un trayecto corto y cómodo en el que apenas se pierden 50 minutos (siempre respetando los límites de velocidad).

En Zamora lo mejor es aparcar en el primer sitio que puedas ya que el centro histórico no está muy lejos de ningún sitio. Los principales encantos turísticos de esta ciudad están situados en la misma calle, aunque esta va cambiando de nombre cada poco, así que es muy fácil situarse.  Allí, tuvimos la suerte de que habían organizado un mercadillo medieval de esos que ahora están tan de moda, y que pudimos visitar. Y tras esta última parada vuelta a casa y a esperar el siguiente viaje.

Pd: Este viaje está planificado para hacerlo en tres días, soy consciente de que hay cosas que no hemos visto y que hay ciudades que no hemos visitado pero he querido contar mi experiencia en un viaje de tres días y con 50 euros de diesel.  Si te gusta el arte monumental, las calles de piedra, la historia y la gastronomía, este es un viaje que recomendaría sin dudarlo. ¡Y no nos olvidemos de los pinchos gratis, por supuesto!

Si quereis ver algunas fotos de este viaje, podeis verlas haciendo click aquí.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Un comentario en “Ruta por Castilla y León en 3 días