Ruta por Europa: Zarautz, Toulouse, Carry le Rouet 3


ZARAUTZ

Comenzamos nuestro viaje saliendo de Ponferrada, y decidimos hacer la primera parada de nuestro viaje en algún sitio del País Vasco. Nuestra elección fue la ciudad de San Sebastián, muy próxima a la frontera, y el camping Igueldo. Sin embargo, ese fin de semana eran las fiestas, y el camping estaba lleno, así que finalmente paramos en el precioso pueblo de Zarautz (donde está el restaurante de Karlos Arguiñano, por cierto).

Llegamos casi de noche, así que tuvimos que quedarnos en el camping, lo cual nos vino bien para poder salir pronto al día siguiente hacia Toulouse, pero me apunto Zarautz como uno de mis destinos pendientes, ya que lo poco que vi me encantó. El camping se llamaba también Zarautz y estaba situado en un monte desde el cual había unas vistas increíbles de la playa y del pueblo. Si pensais quedaros en este camping espero que tengais más suerte que nosotros y que no os coloquen en una parcela en cuesta (todo lo demás estaba lleno), por lo demás es un camping bastante bueno, demasiado grande para mi gusto, pero con todo lo que puedas necesitar: baños muy grandes, tienda, restaurante, bar…

TOULOUSE

Al día siguiente cruzamos la frontera y nos dirigimos a Toulouse, a 3 horas y media de Zarautz. Los peajes franceses son un poco distintos de los españoles y mucho más numerosos, en la mayoría no hay personas en las casetas y tienes que pagar o con telepeaje, o tarjeta o echando monedas a una cesta (sí, sí, un invento muy curioso…). Lo mejor de las autovías francesas son las áreas de descanso, llamadas aires, y suelen tener merenderos, baños, gasolineras, restaurantes, supermercados y hasta duchas. Eso sí, en una me encontré con que en vez de váter había un agujero en el suelo y dos superficies en relieve para poner los pies y no mojarte… algo que sólo había visto hace años en las bodegas donde un vino te costaba 30 pesetas… viva el progreso…

Ese día nos quedamos en el Camping Toulouse Le Rupé, el mejor en el que estuvimos de todo el viaje en mi opinión (sólo el baño ya era puro lujo, de planta redonda y con un jardín en el medio). Para llegar al centro de la ciudad deste el camping hay que cruzar un río, coger un bus hasta La Vache, y ahí ir en metro hasta el centro. El billete del bus sirve para el metro, así que no lo tireis, y si los pedís en el mismo camping os darán los horarios de buses y metro para ir y volver.

Toulouse me sorprendió gratamente, quizá porque no es tan famosa como el resto de ciudades que visitamos y mis expectativas eran menores, pero me pareció una ciudad muy joven y con aires bohemios, tanto en sus calles como en sus tiendas y bares. Comenzamos visitando la Plaza del Capitolio, presidida por este enorme edificio de fachada imponente, y seguimos por Los Jacobinos, iglesia cuyas columnas forman bóvedas en forma de palmera. Muy cerca está el Museo de los Agustinos, y un poco más lejos hacia el norte encontrareis la Basílica de St Sernin (San Saturnino), considerada una de las iglesias románicas más bonitas del románico francés. Y no podeis iros de Toulouse sin pasar por el Pont Neuf y ver el río Garona. Nosotros nos quedamos con ganas de visitar la Cité de l’Espace, donde se puede ver desde cómo se ensambla un Airbus hasta un mítico Concorde, un cohete espacial o la estación Mir.

CARRY LE ROUET

De Toulouse fuimos a Carry Le Rouet (4 horas aproximadamente) pasando, aunque sin parar, por Carcassone. Desde la autovía se ve perfectamente el enorme castillo y es algo impresionante, así que llevad la cámara de fotos preparada. Esa noche nos quedamos en el Camping Lou Soleï, otro camping enorme, pensado más para caravanas que para tiendas de campaña, tanto que el suelo era de piedrecillas en vez de césped. Está situado justo en frente de la playa, y ofrece entretenimientos como karaoke en el restaurante, además de tener piscina, y eso se nota en el precio. Lo más curioso fue la extrema seguridad que tenía: todo vallado y hasta con alambre de espino, cuatro seguratas en la puerta, puertas giratorias que sólo se accionan con una llave magnética…

La idea original era llegar, montar la tienda e irnos a ver Marsella en tren, pero la comunicación no era tan buena como imaginamos y sólo había trenes cada hora, volviendo el último a las 7 y poco de la tarde, así que nos quedamos en Carry Le Rouet el resto del día. Éste resultó ser un pueblo realmente coqueto, con una zona del puerto muy bonita, casas bastante elegantes y bares y restaurantes muy cuidados y no tan caros como parecen a primera vista (un martini en una terraza frente al puerto 3€, por ejemplo). Eso sí, supermercados ni uno, y es un sitio diseñado más para moverse en coche que andando.

Y al día siguiente Saint Tropez y Mónaco…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

3 Comentarios en “Ruta por Europa: Zarautz, Toulouse, Carry le Rouet