Viaje a Málaga y Granada IV: Granada capital 5


En nuestro quinto y último día de ruta decidimos visitar Granada, ciudad bella como pocas, para irnos con un maravilloso sabor de boca y muchas ganas de volver. Quiero recordaros una vez más que teneis las fotos de este viaje en Facebook y que podeis consultarnos cualquier duda o comentario que se os ocurra, y os contestaremos lo antes posible.

Día 5: Granada capital.

Entrar en la ciudad de Granada es toda una aventura, por lo menos entre semana. Y es que nos encontramos con bastante retención a la salida de la autovía para empezar, y cuando llegamos al centro descubrimos que ¡los coches no pueden pasar!, así que terminamos optando por dejar el coche en un parking (somos así de cómodos). Si necesitais un plano, en la oficina de turismo del Ayuntamiento (dentro del edificio a mano izquierda) os darán uno y os informarán de todo lo que querais saber.

En primer lugar visitamos el Parque Federico García Lorca, donde está situado la Casa Museo del famoso poeta, pero salí un poco decepcionada, la verdad. Ya de nuevo en el centro es de obligada visita la Catedral, con sus gitanas a la puerta intentando vender laurel a toda costa, y la Capilla Real, donde están enterrados los Reyes Católicos.

A continuación nos dirigimos al mágico barrio del Albaicín, con sus calles peatonales y serpenteantes, en cuesta, y con aire árabe. En algunas de estas calles encontrareis tiendecitas con productos árabes, muy similares a los zocos tunecinos o turcos, pero en pequeño (yo me compré unos tés buenísimos y muy baratos) e incluso teterías preciosas y muy bien decoradas, en donde también podeis fumar cachimbas de diferentes sabores. Más o menos en la mitad del Albaicín está situado el Palacio de Dar-al-Horra y el Monasterio de Santa Isabel la Real, en la plaza de San Miguel Bajo. En el Palacio vivió la madre de Boabdil, último rey musulmán (la que le dijo aquella famosa frase de “llora como mujer lo que no supiste defender como hombre”). Os recomiendo seguir callejeando y disfrutar de este precioso barrio, en el que os sentireis en otra época y en otro lugar muy lejano a España.

Volviendo al centro por la orilla del río Darro, llegamos hasta la Plaza Nueva, donde nos sentamos a comer en la terraza del restaurante La Hacienda Plaza. Al llegar pensamos que habíamos encontrado el chollazo del día: en una placita preciosa al sol, comiendo mientras un músico ambulante tocaba su guitarra española un menú de lujo donde todo estaba buenísimo por el módico precio de 14 euros por persona. ¡Y en el baño de mujeres tenían tampax y salvaslips gratis! ¿Y qué pasó entonces? Pues que nos cobraron casi 6 eurazos por una botella de agua grande, que no me la llevé porque aún teníamos que visitar la Alhambra, que si no…

Para subir a la Alhambra nos recomendaron coger un bus, y sinceramente, creo que es la mejor idea, mucho mejor que subir en coche o intentarlo andando. Hay varios minibuses que suben desde el centro (nosotros lo cogimos en la calle Pavaneras), y por 1’20 os dejan en frente de la taquilla. Si sabeis que día vais a ir es mejor comprar antes las entradas por internet a través de La Caixa (muchas gracias por el consejo, Josius), sobre todo si quereis visitar los Palacios Nazaríes (para los que os darán una hora concreta de entrada), porque el mismo día es casi imposible conseguir entradas en taquilla. Además, hay varios tipos de entradas dependiendo de si quieres visitar la Alhambra de noche o de día y de las partes que querais visitar. Nosotros compramos la general diurna por 13€, que nos permitió la entrada a todas las zonas.

Ya desde fuera os dareis cuenta de que la Alhambra no es un monumento cualquiera, que es mucho más. Y es que en mi opinión, la Alhambra es lo más bonito de España: sus jardines, sus patios, sus arcos, su aire, su majestuosidad… y la sonrisa de la gente con los ojos muy abiertos al dar la vuelta de cada esquina. Es algo totalmente mágico. *Nota: Si estais pensando en pedirle matrimonio a vuestra pareja, hacedlo en la Alhambra, no creo que hay sitio mejor en el mundo.

La Alhambra (que significa la roja en árabe) se compone de varias partes: Los jardines del Generalife, la Alcazaba, los Palacios Nazaríes y el Palacio de Carlos V, además de el Parador. Es una ciudadela palaciega-militar construida entre 238 y 1391 sobre una colina, y está considerada como la mayor obra de arte hispanomusulmán que sigue en pie. Además, si no recuerdo mal, quedó en la octava posición en la elección de las Siete Maravillas del Mundo Moderno, una lástima.

Y aquí finalizó nuestro viaje cultural a través de La Axarquía, Málaga, la Costa  Tropical y Granada. El resto del tiempo lo dedicamos a tomar el sol y hacer el vago, que es otra forma excelente de hacer turismo. Ya estamos planeando el siguiente…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

5 Comentarios en “Viaje a Málaga y Granada IV: Granada capital