Viaje de cuatro días por Escocia (2/2) 2


(Ésta es la continuación de Viaje de cuatro días por Escocia (I))

DÍA 2: EDIMBURGO – LAGO NESS – INVERNESS

Al día siguiente alquilamos un coche con Hertz para viajar hasta el Lago Ness, aunque si lo pefieres hay muchísimas empresas que ofrecen tours en autobús para que no tengas que conducir. Habíamos reservado un Corsa por  £75  libras para tres días, y al llegar nos dijeron que nos les quedaba ninguno y nos dieron un Mazda 6 por el mismo precio (yujuuu).

Para ir al Lago Ness (Loch Ness, pronunciado loj y no loch) desde Edimburgo se pueden tomar dos caminos: uno es ir hasta Inverness y desde ahí bajar hasta el Lago (unos 35 km), o bien dar un rodeo por la A85 y coger el Lago desde abajo pasando por Loch Lochy. Aunque se tarda más, decidimos dar el rodeo y así poder más más paisajes de Escocia, y en mi opinión merece la pena (aunque Aarón quedó un poco harto de conducir, la verdad). En total el trayecto son unas 4 horas, así que de camino decidimos parar a ver otro de los muchos y preciosos lagos escoceses: Loch Tay, a dos horas horas de Edimburgo y sin tener que desviarse mucho de la carretera principal. En mi opinión, Loch Tay es una de esas maravillas desconocidas por los turistas, un lago enorme rodeado de montañas al más puro estilo suizo, con tan sólo una cafetería y bancos de madera para sentarse a disfrutar del paisaje.

LochTay

 

Lo de visitar el Lago Ness no es como nos lo habíamos imaginado. Lo normal sería que en lago de 36 km de longitud cada poco hubiese miradores, ¿no? Pues no. No vimos ni uno. Y nos lo recorrimos enterito. Según las guías, lo mejor para verlo es entrar (y pagar la entrada, claro) al Urquhart Castle, que está justo a las orillas del Lago. Pero el castillo cierra a las 6, y si llegas más tarde de las 5 y media no te dejan pasar. Nosotros llegamos a menos veinticinco :( .

Lo poco que pudimos del Lago Ness

Lo poco que pudimos del Lago Ness

Para compensar la mala leche de no haber podido ver el Lago Ness en condiciones entramos en el Loch Ness Exhibition Centre (entrada £7), una especie de museo extraño que no sé muy bien cómo describir… Básicamente al llegar dices de dónde eres, esperas a que llegue tu turno para entrar, y vas pasando por distintas salas con videos explicativos del Lago Ness en tu idioma con efectos visuales de luces, humo, etc. Además, cada sala está decorada en consonancia con los temas de los cideos, ue cuentan la historia del monstruo del Lago Ness aportando datos tanto para que pienses que existe como para que pienses lo contrario. en mi opinión, merece la pena, ya que todos los efectos que los rodean hacen que sea una visita muy divertida.

LagoNessExhibition

Desde ahí, nos fuimos directos a Inverness, la capital de las High Lands, donde nos alojamos en el Kingsmills Hotel. Nuestra estancia no pudo ser mejor: nada más llegar fuimos recibidos por un recepcionista andaluz super majo, nos dieron una habitación enoooorme con cama de 2×2, y teníamos desayuno y acceso al spa incluídos en las 86 libras que nos costó la noche. Así que directamente nos pusimos los bañadores y nos fuimos directos al jacuzzi!! :)))) Y luego a la sauna, y al steam room, y otra vez al jacuzzi, y luego a la piscina, y después ya nos fuimos a ver Inverness. La ciudad cuenta con su propio castillo (Inverness Castle) y un museo victoriano como principales atractivos, pero como ya era de noche nos tuvimos que conformar con pasear por el centro y cenar en un restaurante indio (que era lo único que seguía abierto)

 Inverness

DÍA 3: INVERNESS – CASTLE BLAIR – STIRLING

¿Qué mejor forma de empezar el día que con una visita al spa y un desayuno buffet en un hotel de cuatro estrellas en el norte de Escocia? Creo que no me hubiese importado alargar mi estancia en Invernes XD, pero en lugar de eso cojimos nuevamente el coche y nos dirigimos hacia el Castillo de Blair (Blair Castle, entrada £10 o £5.40 sólo para visitar los jardines), un castillo blanco rodeado de cesped y árboles perfectos que desprende cierto toque mágico a película Disney. El plan era llegar pronto a Stirling y aún nos quedaban otras dos horas de viaje, así que visitamos los jardines, comimos algo rápido y seguimos nuestro camino.

BlairCastle

Ya en Stirling nuestra primera parada fue el Monumento Nacional a William Wallace (National Wallace Monument, entrada £8.50) y sí, es el mismo William Wallace de Braveheart. El monumento es una torre situada en lo alto de una colina (standing tall and pride, que dicen los ingleses) justo a las afueras de Stirling. Más te vale llegar con energías porque tras subir la colina andando aún te quedan 246 escalones de escalera de caracol, aunque puedes hacer pausas en los tres niveles que hay antes de llegar a la cima. Cada uno de los niveles es una especie de sala-museo: el primero es sobre William Wallace, el segundo sobre héroes escoceses y el tercero sobre la historia del propio Wallace Monument. Llegar a la parte superior de la torre impresiona, y mucho. Es verdad que entre la altura de la torre y la altura de la colina, las vistas son únicas, pero si como yo, tienes vértigo, creo que no aguantarás mucho ahí arriba (en mi caso, tres minutos jeje).

WallaceMonument

La siguiente parada obligatoria es, como no, otro castillo. En este caso es el Castillo de Stirling (Stirling Castle, entrada £14), y una vez más llegamos justo cuando iban a cerrar y nos tuvimos que conformar con verlo desde fuera. A continuación nos dirigimos a ver el famoso puente en el que William Wallace ganó la batalla que le hizo famoso, y a dar una vuelta por el centro de la ciudad, parando a tomar una pinta con nachos :)

Stirling

Ese día nos alojamos a las afueras de Stirling, en el espectacular Dunblane Hidro Doubletree by Hilton por el módico precio de 59 libras, spa incluído (chollazoooo). El hotel es sencillamente precioso tanto por dentro como por fuera, en un edificio estilo Downton Abbey, y con todos los servicios y calidad de un Hilton (incluso nos dieron un cookie al hacer el check-in). Así que nos fuimos al jacuzzi y demás vicios, y luego cenamos un bocata en el bar del hotel, seguido por un coctail, que ya que estamos…

 

DÍA 4: STIRLING – EDIMBURGO – LONDRES

A la mañana siguiente desayunamos, volvimos a Edimburgo, devolvimos el coche, desayunamos en John Lewis y nos fuimos de compras por Edimburgo hasta que nos llegó la hora de coger el tren vuelta a casa, y despedirnos de Escocia.

Creo que de todos los viajes que he hecho de momento por Reino Unido, éste ha sido el que más me ha gustado. Creo que el balance que ofrece Escocia de paisajes-ciudades-monumentos-tradición es inigualable y no dejará a nadie indiferente, y si a ello le sumamos la calidad-precio de los hoteles sin duda es un destino que te encantará. A nosotros nos han quedado muchas cosas que ver y que puedes incluir en tu viaje a Escocia si tienes más días que nosotros, como la Isla de Skye, el Castillo de Balmoral, Glasgow o Loch Lomond, que incluiremos en nuestra escapada al norte de Reino Unido. Can’t wait!! :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

2 Comentarios en “Viaje de cuatro días por Escocia (2/2)